3 nov. 2011

El poder de las palabras

   Las palabras son importantes. Tienen mucho poder. Se pueden usar para decir la verdad, para mentir, para hacer reír a alguien como para hacerle llorar. Con ellas se pueden transmitir información, buenas y malas ideas. Si las sabemos usar pueden ser un arma muy eficaz.

   Nadie debería descuidar el lenguaje. Nosotros como profesionales relacionados con el ámbito social no podemos descuidarlo, tenemos que ser capaces de usar un lenguaje integrador, un lenguaje no discriminativo (sin llegar a cometer errores gramaticales). En muchas ocasiones he oído palabras y frases que acentúan la discriminación salir de la boca de buenos profesionales, yo mismo cometo esos errores alguna vez. Pero tenemos que ser críticos con nosotros y nuestros compañeros y hacer un esfuerzo por cuidar el lenguaje. No vale hacer informes con un lenguaje apropiado si luego cuando hablamos con nuestros amigos, familia o vecinos nos olvidamos del lenguaje no discriminativo. Tenemos que dar ejemplo.
   No somos ciegos, ni retrasados, ni paralíticos,ni mancos, ni síndromes de down, ni minusválidos, ni discapacitados… Somos ante todo personas, deberíamos tenerlo en cuenta a la hora de hablar de: “el ciego de mi bloque”,“…es un síndrome de down que…”, . Esas etiquetas y ciertas palabras que utilizamos para clasificar, nombrar y describir a las personas son en muchas ocasiones el factor más discriminante.
   Hay saber elegir bien las palabras para utilizar el lenguaje como un arma de cambio y de integración.

No hay comentarios: